Vera Historia


Marco G.- En una época en la que nos tomamos muy en serio la búsqueda de signos de vida más allá de los confines de la Tierra, como una frontera científica, es interesante considerar un poco la 
historia del concepto mismo. 

Esto no es del todo frívolo. 

Las formas en que pensamos sobre el mundo natural y las formas en que formulamos nuestras preguntas siempre estarán sesgadas y orientadas por nuestras preconcepciones y especulaciones. 

Tener una mejor apreciación de esas predisposiciones puede ayudarnos a evitar trampas obvias.

Además, la historia de nuestras ideas sobre los extraterrestres es fascinante por derecho propio.
Uno de los primeros ejemplos registrados fue escrito en 200 d.C. por Luciano de Samosata (en el este de Turquía), un escritor de sátira y practicante de retórica de ascendencia asiria. 

Entre sus obras se encuentra una novela llamada Vera Historia , que detalla un viaje a la Luna y el descubrimiento de una multitud de vida allí. 

Esa vida lunar incluye buitres de tres cabezas, pájaros hechos de hierba con alas de hojas, humanos sudando leche y pulgas del tamaño de elefantes.

Claramente, la historia está lejos de ser "verdadera", y Lucian no ocultó que se trataba de una fantasía. 

De hecho, en parte, estaba haciendo un punto filosófico sobre la imposibilidad de la verdad real y la falacia de otros pensadores que pretenden ser árbitros de la verdad, incluidas personas sagradas como Platón.

Pero el cuento es uno de los primeros conocidos en los que se imagina una vida extraterrestre detallada. 

Los seres de la Luna están incluso en guerra con los seres del Sol. Los extraterrestres, al parecer, serían susceptibles a nuestro tipo de defectos. 

Curiosamente, la posible existencia de vida solar todavía estaba circulando a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX gracias al astrónomo William Herschel. 

Excepto que Herschel no estaba escribiendo fantasía, realmente sospechaba que podría haber seres vivos en el Sol, en una hipotética superficie sólida.

La Luna siempre ha sido una buena incubadora de ideas sobre otras formas de vida. 

La 10 ª siglo narrativa japonesa (o monogatari) de la historia de la princesa Kaguya tiene versiones donde la princesa titular ha sido enviado a la Tierra desde el pueblo de la Luna durante una guerra celeste. Pero esta historia tiene a los alienígenas en forma humana.

De hecho, es interesante ver que desde los primeros días, incluidas las ideas de los antiguos griegos sobre el pluralismo cósmico, la gente ha tendido a asumir que la vida extraterrestre sería como nosotros, o optar por el tratamiento extraterrestre completo y extraño. 

A pesar de esa división, la mayoría de las veces ha habido un sesgo hacia las formas humanas, durante los años 1700 y 1800, donde escritores como Voltaire en sus Micromégas tienen extraterrestres de Saturno que (a pesar de tener seis mil pies de altura) son básicamente humanos.

No fue realmente hasta que la teoría de la evolución de Darwin se abrió camino que alguien intentó imaginar a los extraterrestres como seres vivos con linajes relacionados con los entornos de sus orígenes. 

Hasta este punto, cualquier cosa no humana era, como las bestias funky de Lucian de Samosata, la mayoría de las veces arbitrariamente fantástico. 

Uno de los pensadores un poco más avanzados fue el astrónomo francés Camille Flammarion (aunque también fue un defensor bastante lejano de una mezcla de cristianismo y pluralismo en la que las almas pasaban de un planeta a otro). 

En 1864 escribió un libro titulado Mundos reales e imaginarios , y en 1887 una pieza de ficción titulada Lumen

Entre estos , inventó extraterrestres que, en muchos sentidos, tenían una base en el pensamiento científico de la época. 

Había plantas sensibles cuyos sistemas digestivo y respiratorio estaban combinados. 

Criaturas parecidas a sirenas nadando en océanos color de rosa y seres parecidos a humanos con dedos adicionales en los talones de sus pies y una única oreja cónica en la parte superior de la cabeza.

En conjunto, la historia de nuestras ideas sobre la vida extraterrestre tiene muchas anécdotas y callejones secundarios. 

Pero uno de los hechos más sorprendentes es que, si bien hemos estado pensando en estas cosas durante mucho tiempo, realmente hemos luchado por combinar nuestras fantasías imaginativas con la biología `` viable '' sin recurrir simplemente a los valores predeterminados de lo que sabemos en Tierra.

La evolución es un fenómeno asombrosamente inventivo. 
Podríamos mirar un entorno planetario y proponer qué tipo de estrategias podría adoptar la vida, pero más allá de la función básica (usar la luz solar, por ejemplo, o explotar la química reductora y oxidante), adivinar qué trucos y peculiaridades va a experimentar la vida es sumamente difícil.

En otras palabras, cualquier alienígena que encontremos, ya sea microscópico o de trescientos metros de altura, probablemente parecerá muy, muy extraño al principio.

Robert Scholes y Eric S. Rabkin sostienen que el concepto de “ciencia ficción” o “ficción científica” parte de una idea moderna sobre la evolución de las ideas y la relación del ser humano con el tiempo y con el espacio. 

Sin embargo, Luciano de Samosata (hombre de la Antigüedad clásica) va tener el acierto de ser el primer literato (conocido) en plantear y representar la posibilidad de un viaje al espacio:
Por siete días y otras tantas noches viajamos por el aire, y al octavo divisamos un gran país en el aire, como una isla, luminoso, redondo y resplandeciente de luz en abundancia.

Nos dirigimos a él y, tras anclar, desembarcamos, y observando descubrimos que la región se hallaba. Durante el día nada divisamos desde allí, pero al hacerse de noche empezaron a aparecérsenos muchas islas próximas –una mayores y otras más pequeñas—de color semejante al del fuego.

 Vimos también otro país abajo, con ciudades, ríos, mares, bosques y montañas, y dedujimos que era la Tierra. [Luciano de Samosata, 2007:56]

El relato nos habla de un desplazamiento (de la Tierra hacia la Luna) a través de un barco convertido en una nave voladora a consecuencia de un tifón. 

Sin embargo, el periplo de Luciano y sus compañeros por el satélite terrestre no es un viaje en el tiempo (elemento común en la ciencia ficción), sino que se realiza en el presente hacia un mundo paralelo que acaba de ser descubierto por el narrador-viajero. 

Cabe señalar que tampoco existe en el libro un interés o debate sobre asuntos como el futuro o el desarrollo tecnológico.

Investigadores como Isaac  Asimov y Carl Sagan opinan que Somnium (1623), de Johannes Kepler (1571-1630),  es la obra inaugural de la ciencia ficción. 

Se trata de un relato influido por Luciano de Samosata. Habla de un aventurero que viaja a la Luna y hace observaciones  sobre los movimientos de la Tierra desde el satélite. 

El propio astrónomo alemán en diferentes pasajes hace referencia al humorista greco-sirio. Varios autores europeos van a seguir los pasos de Kepler, como por ejemplo: Cyrano de Bergerac y su Histoire Comique d’un voyage à la Lune (1657), Jonathan Swift  con Los viajes de Gulliver (1726), Julio Verne y sus célebres Alrededor de la Luna (1870) y De la Tierra a la Luna (1872), que sirvieron de inspiración al cineasta francés Georges Méliès para rodar el cortometraje Le voyage dans la Lune (1902).

Luciano de Samosata, al escribir Relatos verídicos, recurre a la fantasía desbordante y al delirio: vientos huracanados que impulsan a un barco a desplazarse por los aires hasta llegar al espacio, el encuentro de la tripulación con los “cabalgabuitres” (gendarmes de la frontera lunar), la visita al palacio de Endimión (el rey de la Luna de origen griego), la guerra contra el rey del Sol (Faetonte) por la Estrella de la Mañana (Venus) y la travesía por la Ciudad de las Lámparas.

En las historias de ciencia ficción suele estar presente el elemento alienígena. Luciano es el primer escritor en presentar la figura del extraterrestre en una novela:
Entretanto, durante mi estancia en la Luna, observé muchas rarezas y curiosidades, que quiero relatar.

 En primer lugar, no nacen de mujeres, sino de hombres: se casan con hombres, y ni siquiera conocen la palabra «mujer». Hasta los veinticinco años actúan como esposas y, a partir de esa edad, como maridos. 

Y no quedan embarazados en el vientre, sino en la pantorrilla. A partir de la concepción, comienza a engordar la pierna; transcurrido el tiempo, dan un corte y extraen el feto muerto, pero lo exponen al viento con la boca abierta y le hacen vivir. 

A mi parecer, es de aquí de donde llegó hasta los griegos el término «pierna del vientre», porque allí se alberga el feto, en vez de en el vientre. [Luciano de Samosata, 2007: 62-63]

El autor narra la sorprendente naturaleza de los selenitas o habitantes de la Luna, personajes con características antropomórficas y dotados de inteligencia. 

El protagonista toma nota de todo lo que observa a su alrededor, y habla con el asombro de un novato viajero del espacio y con la capacidad descriptiva de un notario clásico:
Pero voy a referirme a algo aún más sorprendente. Existe allí un linaje de hombres, los llamados «arbóreos», que nacen del modo siguiente. Cortan el testículo derecho de un hombre y lo plantan en la tierra; de él brota un corpulento árbol de carne, semejante a un falo: tiene ramas y hojas y su fruto son las bellotas, del tamaño de un codo; cuando están ya maduras, las recolectan y extraen de su interior a los hombres. [Luciano de Samosata, 2007: 63]
En conclusión, el polémico Luciano de Samosata rompe el parámetro griego de la mímesis. 

No recurre a la imitación de la naturaleza como fin esencial del arte, sino que apela al humor y a sus propias facultades mentales para construir mundos nuevos, imaginarios y desconocidos para el ser humano de su época. 

Y de esta manera, pone la primera piedra en la arquitectura del género al que hoy llamamos ciencia ficción.


 Con informacion de:
Next Project

Comentarios

  1. Welcome to Choctaw Casino Site
    Welcome to Choctaw Casino Resort, 온라인 카지노 순위 located just steps away from the Mohegan Sun Casino and Foxwoods in scenic New England. With tons of games and

    ResponderEliminar

Publicar un comentario