-->

I'm Marco G

Conspiracy and Metaverses Writer. UAPs Analyts. Deep Cyberculture

Translate This Article

diciembre 05, 2021

¿Nuestro universo fue creado en un laboratorio?

Marco G.
- Cuando leí el articulo del astrofisico Abraham "Avi" Loeb llamado Was Our Universe Created in a Laboratory?Developing quantum-gravity technologies may elevate us to a “class A” civilization, capable of creating a baby universe ¿Nuestro universo fue creado en un laboratorio?, El desarrollo de tecnologías de gravedad cuántica puede elevarnos a una civilización de "clase A", capaz de crear un universo bebé), quede impresionado sobre sus teorías. 

Ya con anterioridad lo había visto en una entrevista que le hicieran en un stream y en donde el profesor hablaría sobre naves autoreplicantes que podían salir de nuestro sistema solar  para llegar sin problemas al espacio profundo y finalmente encontrar señales de vida extraterrestre. 

Así que les comparto el pensamiento del científico recordado como el hombre que estremeció las paredes de la Universidad de Harvard cuando a finales de 2017, emitió su opinión sobre un enigmático visitante interestelar —el primero jamás detectado— que apareció fugazmente en los telescopios de los astrónomos.

Los descubridores del objeto avistado lo bautizaron 'Oumuamua, un término hawaiano cuya traducción aproximada sería algo así como «explorador». 

Los exámenes, necesariamente someros, de este viajero celeste revelaron que varias de sus propiedades no admitían una explicación natural sencilla. 

La forma de 'Oumuamua (extremadamente alargada y aplanada, y con un tamaño del orden de cientos de metros) no se parecía a la de ningún asteroide o cometa conocido. 

Con todo, lo más extraño fue que, mientras se alejaba del Sol, 'Oumuamua exhibió una aceleración que no podía explicarse a partir de la interacción gravitatoria con nuestra estrella y los demás cuerpos del sistema solar. 

Para Loeb, la explicación más viable era tan obvia como sensacional: sumada a su posible forma aplanada y a su alta reflectividad, la aceleración anómala de 'Oumuamua cobraba perfecto sentido si el objeto era una vela solar, tal vez una reliquia de alguna cultura galáctica desaparecida hace tiempo. 

Tras años reflexionando sobre cómo podríamos encontrar indicios de civilizaciones cósmicas en las profundidades del firmamento, Loeb estaba cada vez más convencido de que, con 'Oumuamua, eran los indicios de que los extraterrestres nos habían encontrado a nosotros. 

A finales de 2018, Loeb y Shmuel Bialy, investigador posdoctoral en Harvard, publicaron un artículo en The Astrophysical Journal Letters donde sostenían que 'Oumuamua había sido nada menos que el primer contacto de la humanidad con un artefacto creado por una civilización extraterrestre.

Ahora, Loeb ha hecho al público general partícipe de su causa con la publicación del libro Extraterrestre: La humanidad ante el primer signo de vida inteligente más allá de la Tierra (Planeta, 2021), que describe tanto la trayectoria vital del autor como los misterios que rodean a Oumuamua.

Expuesto lo anterior, veamos ahora las conclusiones del renombrado astrofísico sobre si nuestro universo en realidad ha sido creado en un laboratorio extraterrestre, una teoría totalmente inquietante desde su enunciado.

Was Our Universe Created in a Laboratory?Developing quantum-gravity technologies may elevate us to a “class A” civilization, capable of creating a baby universe 

El mayor misterio sobre la historia de nuestro universo es lo que sucedió antes del Big Bang. ¿De dónde vino nuestro universo? 

Hace casi un siglo, Albert Einstein buscó alternativas de estado estacionario al modelo del Big Bang porque un comienzo en el tiempo no era filosóficamente satisfactorio en su mente.

Ahora bien, hay una variedad de conjeturas en la literatura científica sobre nuestros orígenes cósmicos, incluidas las ideas de que nuestro universo surgió de una fluctuación del vacío, o que es cíclico con períodos repetidos de contracción y expansión, o que fue seleccionado por el principio antrópico. 
Fuera del paisaje de la teoría de cuerdas del multiverso, donde, como dice el cosmólogo del MIT Alan Guth, "todo lo que puede suceder, sucederá ... un número infinito de veces", o que emergió del colapso de la materia en el interior de un agujero negro.
Una posibilidad menos explorada es que nuestro universo fue creado en el laboratorio de una civilización tecnológica avanzada. 

Dado que nuestro universo tiene una geometría plana con una energía neta cero, una civilización avanzada podría haber desarrollado una tecnología que creó un universo bebé de la nada a través de un túnel cuántico.

Esta posible historia de origen unifica la noción religiosa de un creador con la noción secular de gravedad cuántica. 

No poseemos una teoría predictiva que combine los dos pilares de la física moderna: la mecánica cuántica y la gravedad. Pero una civilización más avanzada podría haber logrado esta hazaña y dominar la tecnología de crear universos bebés. 

Si eso sucediera, entonces no solo podría explicar el origen de nuestro universo, sino que también sugeriría que un universo como el nuestro, que en esta imagen alberga una civilización tecnológica avanzada que da a luz a un nuevo universo plano, es como un universo biológico. sistema que mantiene la longevidad de su material genético a través de múltiples generaciones.

Si es así, nuestro universo no fue seleccionado para que existamos en él, como sugiere el razonamiento antrópico convencional, sino que fue seleccionado de tal manera que daría lugar a civilizaciones mucho más avanzadas que nosotros. 

Esos "niños más inteligentes en nuestro bloque cósmico", que son capaces de desarrollar la tecnología necesaria para producir universos bebés, son los impulsores del proceso de selección darwiniana cósmica, mientras que, por el momento, no podemos permitir el renacimiento de las condiciones cósmicas que llevaron a nuestra existencia. 
Una forma de decirlo es que nuestra civilización sigue siendo cosmológicamente estéril ya que no podemos reproducir el mundo que nos creó.
Con esta perspectiva, el nivel tecnológico de las civilizaciones no debe medirse por la cantidad de poder que aprovechan, como sugiere la escala imaginada en 1964 por Nikolai Kardashev

En cambio, debe medirse por la capacidad de una civilización para reproducir las condiciones astrofísicas que llevaron a su existencia.

A partir de ahora, somos una civilización tecnológica de bajo nivel, clasificada como clase C en la escala cósmica, ya que somos incapaces de recrear incluso las condiciones habitables en nuestro planeta para cuando el sol morirá. 

Peor aún, podemos ser etiquetados como clase D ya que estamos destruyendo descuidadamente el hábitat natural de la Tierra a través del cambio climático, impulsados ​​por nuestras tecnologías. 

Una civilización de clase B podría ajustar las condiciones de su entorno inmediato para que sea independiente de su estrella anfitriona. 

Una civilización clasificada en la clase A podría recrear las condiciones cósmicas que dieron lugar a su existencia, es decir, producir un universo bebé en un laboratorio.

Lograr la distinción de civilización de clase A no es trivial según las medidas de la física tal como la conocemos. 

Los desafíos relacionados, como producir una densidad suficientemente grande de energía oscura dentro de una región pequeña, ya se han discutido en la literatura científica.

Dado que un universo autorreplicante solo necesita poseer una única civilización de clase A, y tener muchas más es mucho menos probable, el universo más común sería el que apenas forma civilizaciones de clase A. 

Es mucho menos probable que ocurra algo mejor que este requisito mínimo porque requiere circunstancias raras adicionales y no proporciona un beneficio evolutivo mayor para el proceso de selección darwinista de universos bebés.

La posibilidad de que nuestra civilización no sea particularmente inteligente no debería tomarnos por sorpresa. 

Cuando les digo a los estudiantes de la Universidad de Harvard que la mitad de ellos están por debajo de la media de su clase, se enojan. 

La obstinada realidad bien podría ser que estamos estadísticamente en el centro de la distribución de probabilidad en forma de campana de nuestra clase de formas de vida inteligentes en el cosmos, incluso teniendo en cuenta nuestro célebre descubrimiento del bosón de Higgs por el Gran Colisionador de Hadrones.

Debemos permitirnos mirar con humildad a través de nuevos telescopios, como lo imaginó el recientemente anunciado Proyecto Galileo, y buscar niños más inteligentes en nuestro bloque cósmico. 

De lo contrario, nuestro viaje del ego puede no terminar bien, de manera similar a la experiencia.


I am Marco G. youtube creator . conspiracy and Metaverses theorist writer. Unidentified Aerial Phenomena analyts. He is originally from the city of Rio Bravo, Tamaulipas, he studied professionally in the city of Monterrey, N.L. He graduated from the Autonomous University of Nuevo León and has a Specialty in Advertising and Mass Media as well as a Master's Degree in Higher Education.

0 comments:

Publicar un comentario

What clients say

Start Work With Me

Contact Us

MARCO G
+8991-222-79
Tamaulipas, Mexico