El Hombre del Elevador de la Matrix (Fragmento de un Cuento de Internet)


Marco G.
- El sitio resulta difícil de señalar, es mas bien indeterminado porque no había un tiempo ni un lugar, simplemente sucedía,  ahí estaba yo en la matrix , como un espectro con vida.
algo parecido
De pronto dejé de preguntarme cuando vi llegar de la nada algo que podría describirse como un transporte,  o mas bien , como una especie de autobús muy viejo y despintado como si ese toque antiguo le diera notoriedad.

Sin embargo  ya no repare en lo vintage del vehículo porque éste se detuvo frente a mi  haciendo un silbido similar a una válvula de gas abierta,  luego otro sonido mas extraño cuando se abrieron de par en par, dos puertas parecidas a las de un elevador.

Adentro del vehículo no había asientos como tienen los transportes, en su lugar estaban dos mujeres.

Una de ellas manejaba el transporte porque suponia estaba sentada al frente de unas grandes ventanas y en sus manos tenia como una rueda igual a un volante de carro, solamente que ésta estaba mas grande. 

En tales instantes, curiosamente esa mujer no me miraba complaciente, mas bien estaba como molesta de estar ahí - no conmigo me daba cuenta -, pero aun así escuche decía en voz alta que no tenían porque haberse detenido, todo mientras movía la cabeza haciendo unas muecas de desagrado.

Para ese momento yo no sabia que pasaba con aquella pasajera,  evidentemente estaba molesta pero luego vi que a sus espaldas estaba otra mujer. 

Otra mujer muy diferente a la primera, era  rubia, me sonreía y curiosamente estaba de pie.

En esos instantes, yo continuaba viendo intrigado el interior del vehículo,  principalmente porque estaba iluminado con unas luces muy blancas que no parecían encendidas, sino mas bien emitiendo resplandores muy fuertes que increíblemente no molestaban la vista,  todo se veía tan agradable adentro , tan  moderno, como futurista podría asegurar.

neblina blanca
Desde luego que quise entrar,  pero una voz en mi interior me detuvo 
Así que continue ahí parado tratando de explicarme porqué aquella cosa era tan vieja  por fuera  pero  impresionantemente bella por dentro, realmente yo no había visto algo así.

Nuevamente  escuché otro ruido y lentamente en el centro del transporte bajaba una especie de escalera de aluminio acompañada de una neblina blanca.

Sorpresivamente apareció un hombre que me saludó como si me conociera.  Estaba parado dentro de la escalera y alcance escuchar que decía  me cuidara del virus, que ya no iba regresar... que era un extraterrestre.

- Usted es un extraterrestre?- le pregunte asombrado y cuando  estaba a punto de responderme,  una voz gritó interrumpiéndonos :

-Es suficiente!-, afirmó la mujer que no parecía estar nada contenta de estar ahí, tanto que con voz urgente pidió me apartara porque era ya todo para mi, que  no podía subir con ellos y que no estaba invitado al viaje.

- Has visto mucho- me dijo mientras  tocaba una pantalla de tablet.

Pensé en preguntarle que "era mucho" pero me distraje cuando la segunda mujer subió la escalera y tomó la mano del hombre del elevador, acto seguido ambos voltearon y dijeron adiós agitando levemente sus manos, era como cuando te despides con nostalgia.

Ya no seguí mirando al interior porque las puertas se cerraron tan rápido que solamente pude ver que se alejaban volando y  elevandose hasta hacerse un punto.

Volverán por mi?, me preguntaba mientras lentamente me sentaba en una solitaria banca enmedio de la noche. 

Repentinamente todo se oscureció, ya no vi nada a mi alrededor, hasta que aparecí despertándome en una mañana mas. 

Acaso fue un Sueño o una realidad?...yo no lo sé, después de todo no seria la primera vez que puedo escaparme de la Matrix.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages